¿Cómo se practica?

Aunque es muy efectivo es realmente sencillo de usar y de incorporar en nuestra rutina diaria. En el momento que notas dentro de tí algo incómodo en relación a una persona, lugar, acontecimiento o cosa, inicia el proceso de limpieza, pide a Dios: “Divinidad limpia en mí lo que está contribuyendo para este problema.”

Entonces usa las frases de esta secuencia: “Lo siento. Perdóname. Gracias. Te amo.”, varias veces, puedes destacar solo alguna de ellas que te llegue mas en ese momento y repetirla. Deja a tu intuición guiarte.

Cuando dices “Lo siento” reconoces que algo (no importa saber el qué) penetró en tu sistema cuerpo/mente. Quieres el perdón interior por lo que le trajo aquello.

Al decir “Perdóname” no estás pidiendo a Dios que te perdone, estás pidiendo a Dios que te ayude a perdonarte.

“Gracias” es tu expresión de gratitud, tu fe en que todo será resuelto para el bien mayor de todos los involucrados.

“Te amo” transmuta la energía bloqueada (que es el problema) en energía fluyendo, te vuelve a unir al Divino.

Antes de salir de casa, pide a Dios que: “Limpie lo que hay en tí o que pueda ser la causa de algún conflicto o problema en el camino del trabajo”, (por ejemplo).

Durante tu día, al sentir cualquier malestar, o sentimiento ruin, que te traiga algún recuerdo, o no, únete a ese sentimiento “ruin” y pide a Dios que limpie las memorias que lo están generando. Una frase muy útil es pensada así: “¡Mis memorias las Amo! ¡Estoy agradecido por la oportunidad de liberarlas a ustedes y a mí!”. Sigue con las frases (o frase) por el tiempo que quieras. El cambio es notable.

En situaciones difíciles, donde puedes sentirte desamparado (o desamparada), cuando tus emociones están en desequilibrio y los pensamientos fluyen desordenadamente generando más aflicción, haz la oración de Morrnah. Oración que abarca a todo y todos, en un verdadero bálsamo espiritual:

“Divino Creador, padre, madre, hijo todos en uno… Si yo, mi familia, mis parientes y antepasados ofendieron, a tu familia, parientes y antepasados en pensamientos, palabras, hechos y acciones desde el inicio de nuestra creación hasta el presente, nosotros pedimos tu perdón… Deja que esto se limpie, purifique, libere, corta todas las memorias, bloqueos, energías y vibraciones negativas y transmuta estas energías indeseables en pura luz… Y así se ha hecho”.

Esta técnica de curación es realmente efectiva y los más importante y maravilloso es que no solo nos ayuda a nosotros solos si no a todos los que nos rodean y que forman parte de nuestro mundo haciéndolo mejor.

Recopilación de oraciones Ho’oponopono

“Lo siento, te amo. Lo siento, me amo. Ho´ponopono.”

“Lo siento, te amo. Perdóname por aquello que está en mí (interior) que ha creado esto. Y lo siento, me amo. Me perdono por estar creando esta realidad.”

“Lo siento, te amo. Lamento que haya algo en mí que se manifiesta en tí. Y lo siento, me amo. Me perdono por estar creando esta realidad.”

“Lo lamento, por favor, perdóname por cualquier cosa que se halle en mi interior que se manifieste como un problema (en mí o en tí)”

“Lo siento, perdóname por aquello que está en mí que ha creado esto”.
De este modo tomamos responsabilidad y desde ese lugar nos perdonamos a nosotros mismos. Como tenemos recuerdos en común, basta con que uno tome la responsabilidad de pedir perdón para que esos recuerdos se borren de uno y de los demás.

“Creador divino, padre, madre, hijo como uno… Si YO, mi familia, los parientes y los antepasados le han ofendido, a su familia, parientes y antepasados en pensamientos, palabras, hechos y acciones desde el principio de nuestra creación al presente, pedimos su perdón… Deje que esto se limpie, purifique, corte todas las memorias, bloqueos, energías y vibraciones y transmute estas energías negativas e indeseadas en luz pura… Y que así sea”

“Por favor, pedimos que cualquier tipo de memorias, obstáculos o energías no deseadas, sean limpiadas, purificadas, definitivamente desprendidas, liberadas y transmutadas en pura luz. Pedimos que esto sea hecho… y ya se cumplió”

Existen herramientas muy concretas para borrar los programas que repite nuestra mente. Una de ellas es repetir mentalmente y en voz baja: “llave de la luz, llave de la luz, llave de la luz”, todo el tiempo. Con esta frase, metamórficamente “apagamos” el interruptor de nuestros programas.
Llave de la luz es la contraseña. Cuando estoy preocupada, ansiosa o resentida con alguna persona, no dejo que mi intelecto se interponga y empiece con el cotorreo. Sólo repito mentalmente: “llave de la luz, llave de la luz, llave de la luz”.

Otra herramienta para limpiar es repetir: “Azul hielo, Azul hielo, Azul hielo”.

“Te amo, y si desperté sentimientos hostiles en tí lo siento, y te pido perdón. Gracias.”

“Yo tengo el don de elegir”

“Esto lo estoy creando yo, son mis pensamientos del otro. Es producto de mis programas, mis grabaciones, mi percepción. Yo puedo borrarlo”.

“Al presentarse esto ante mí, puedo reconocer memorias viejas. Esas memorias estaban en mi subconciente, y por primera vez las distingo. Por eso les doy las gracias por la oportunidad que hoy tengo de liberarme. Pido disculpas a la situación teñida por esas viejas memorias, y la libero, a ella y a los involucrados.Gracias, lo siento, te amo, lo lamento, te agradezco.”

Explicación:
Cada vez que estés frente a una situación que te genera una emoción de crisis, de dolor, de angustia, cualquier emoción negativa, decí: “Al presentarse esto ante mí, puedo reconocer memorias viejas (Puedo, significa que tengo la posibilidad de hacerlo. Tengo esa posibilidad: reconocer memorias viejas con esto que está pasando.) “Esas memorias estaban en mi subconciente, y por primera vez las distingo. (por primera vez, porque antes, la situación me pasaba por encima. Algo ME pasaba, ME llenaba de angustia, ME llenaba de ira, y me transformaba en la angustia, la ira, la emoción que fuera. Ahora no. Ahora, puedo ser solamente el observador, ver lo que está sucediendo ahí, distinguir que es una memoria vieja que parte de un condicionamiento) “Ahora en lugar de convertirme en ESA emoción que ME sucede con la situación, soy el observador que le agradece a la circunstancia, porque ahora estoy pudiendo ver ahí, en esa pantalla lo que mi subconciente está proyectando en ella. Todo eso que veo ahí afuera, sale de mi proyector. Por primera vez, veo que yo misma escribí el guión, y puedo modificar lo que los actores que yo misma elegí dicen con el guión que yo misma escribí. Devuélvanme los guiones, ahora voy a cambiar la historia. Maravillosa aventura, no?Y la frase continúa así: “Por eso les doy las gracias por la oportunidad que hoy tengo de liberarme. Pido disculpas a la situación teñida por esas viejas memorias, y la libero, a ella y a los involucrados.”
Esto te aleja absolutamente de la posición de víctima indefensa, porque el método correcto y la aplicación correcta te llena de gratitud. ¿Cómo iba a poder ver lo que está en mi inconsciente si no lo proyecto fuera de mí, si la situación, y las personas que comparten mi vida, no me lo muestran? Así que sinceramente les agradezco, y les digo que lo lamento, lamento estar usándote para ver lo que no podía ver sin vos. “Gracias, lo siento, te amo, lo lamento, te agradezco.”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s